Trabajar más horas no es sinónimo de productividad ¿Cómo puede aportar el Coaching a la productividad?

Chile tiene el 5º puesto entre los países con jornada laboral más extensa, no obstante es el 2º con mas baja productividad.
¿La razón? Algunos expertos coinciden en que no tiene que ver con el tiempo sino con una mejor organización.

En su informe Perspectivas de empleo 2015 la OCDE (Organización para la cooperación y el desarrollo económico) sitúa a Chile en el quinto lugar en donde más horas se trabaja. Con 1.990 horas anuales. Los últimos lugares y por ende donde menos se trabaja pertenecen a Noruega (1.427 hrs), Holanda (1.425 hrs) y Alemania (1.371 hrs).
A Juicio de muchas personas las 45 horas actuales que posee Chile son excesivas. Si consideramos tiempos de traslado ida y regreso entre hogar y trabajo sobre todo en grandes ciudades que poseen atochamiento vehicular, dejan alrededor de 13 horas para realizar actividades de tiempo libre, familiares o dormir, y aunque se trabajo mucho se produce poco.

Carlos Livacic, doctor en Sociología de la Universidad San Sebastián, comenta “todos los informes señalan que por mñas que trabajemos no llegamos a estándares de producción elevados. Si nos enfocaramos bien, con la mitad de horas trabajadas podríamos ser igual de productivos”, dice.

Similar postura posee el decano de la facultad de Psicología de la misma casa de estudios, Claudio Orellana, quien agrega “si las horas de trabajo son muchas o pocas está relacionado con la satisfacción y la productividad, esto último es un factor crítico que esta asociado con la capacidad de producir, hacer o crear valor por parte de los trabajadores, lo cual tiene que ver con habilidades, destrezas y conocimiemtos. La gran barrera para reducir las horas de trabajo es la capacidad para agregar o crear valor en el proceso productivo. Somo poco productivos y miestras eso siga así, será muy dificil, o a lo menos no rentable disminuir las horas trabajadas”.
¿Será Flojera?, Claudio plantea que no, sino con los niveles de preparación, capacitación e instrucción de las personas.

Claudio Orellana lo devela muy bien, en The Genius Choice creemos que es la capacitación la que puede cambiar las cosas en cuánto a productividad. Queremos eso si hacer una distinción, existen lo que llamamos habilidades técnicas y las adaptativas. La primera tiene relación con capacitarse en una habilidad dura, por ejemplo, una empresa se da cuenta que un colaborador comete errores en la entrega de indicadores y la empresa detecta que tiene que ver con su bajo conocimiento en la herramienta Excel, entonces aquí, para disminuir la brecha de lo que realmente produce y lo deseado, al trabajador se le capacita en dicho software.
Las habilidades adaptativas, por otro lado, tienen que ver con habilidades menos tangibles, caben aquí habilidades comunicacionales, inteligencia emocional, entre otras. Es aquí donde el Coaching toma un papel crucial para que los colaboradores incorporen este tipo de aprendizajes. El Coach posee las habilidades necesarias para acompañar procesos de cambio en organizaciones y personas, y que estas lleguen a obtener los resultados deseados.

Cuándo Claudio habla de satisfacción nos encontramos frente al mundo emocional del colaborador, tiene relación con el sentido que él da a sus funciones, y a su vez esto hace que se sienta comprometido e identificado con su labor y con la empresa misma. Si dicha identificación y compromiso es bajo, entonces su productividad será baja.
Lo que decimos no es nuevo y probablemente a usted que está leyendo este artículo le hallará plena lógica. Pues bien, lo que queremos transmitir es el valor y diferencia que hoy en día plantea el coaching para lograr dichos aprendizajes adaptativos y por ende lograr niveles mas elevados de productividad. Sólo así en el mediano a largo plazo Chile podría plantearse bajar la cantidad de horas laborales.

Por Juan José Gibson

Fuente: Artículo Pamela Carrasco – El Mercurio

WhatsApp_Logo.png
Escríbenos